Comparte

06/09/2018 –  4 minutos de lectura
Por Jorge Rodríguez

El marketing de influencia ha sido una industria que ha crecido de manera exponencial en los últimos años. Su crecimiento desproporcionado ha creado un sin número de mitos en torno a los resultados, la efectividad y su conexión con la realidad. Desmitificar todos estos casos se puede lograr, entendiendo que la planeación y acción estratégica debe estar basada en objetivos muy claros, ya sea en el reconocimiento de marca, la amplificación, la transaccionalidad, entre otros. No obstante, estos mitos no han surgido de la nada; están basados en casos reales donde las marcas y agencias han lidiado con resultados ambiguos que no llevan al cumplimiento de los objetivos y muchas veces no cumplen sino un requerimiento de un brief.

En estos casos se puede observar que existen falsos influenciadores que contaminan las campañas y sus contenidos, pues aunque estéticamente estén bien realizados, no cumplen con los objetivos de marca propuestos.

Entonces ¿Qué es un falso influenciador? La definición más sencilla que podemos dar es que son aquellos perfiles, en distintas redes sociales, que para tener un “impacto” comercial compran sus audiencias, sus likes o comments. Gracias a distintas plataformas pueden evadir ser detectados y aparentan trabajar con muchas marcas que hacen “sponsor” a sus publicaciones.

De acuerdo con esto, es imperativo detectarlos ya que pueden pasar desapercibidos con contenidos altamente producidos y aparentando el sponsor de grandes marcas, además siendo parte de los exclusivos eventos de marca dirigidos a influencers y medios. Para ello, en Findasense Colombia, se desarrolló una metodología que permite evidenciar si estos perfiles compran su audiencia o su engagement. Esta metodología cuenta con 4 pasos que, sumando las irregularidades que presenten, pueden determinar esta falsa influencia.

Los 4 pasos son los siguientes:

  • Crecimiento
  • Audiencia
  • Engagement
  • Calidad

Dándole foco a cada paso se puede entender el funcionamiento de la metodología y el porqué de esta. Es así como se resume la metodología en todos sus pasos: el crecimiento irregular de un influenciador puede ser un factor que determine y levante una sospecha. Es clave entender los momentos y procesos de estos influenciadores para no marcar algún acontecimiento con una irregularidad. Sin embargo, picos sin ninguna razón en sus perfiles son evidencias de compra de seguidores; esto debido a que la compra de seguidores es masiva, y crecen en momentos cortos y en grandes cantidades. El decrecimiento de sus audiencias también puede crear desconfianza, ya que nos permite entender que las audiencias compradas, por falta de inversión o limpieza de bots de la plataforma, ha disminuido o han comenzado a migrar.

El engagement que tenga un influenciador en términos de cantidad es clave a la hora de entender si tiene una audiencia falsa. Por medio de la ecuación de engagement rate (ER) podremos determinar qué tan relevante es su contenido para su audiencia y de esta manera entender si sus seguidores son comprados. Un ER por debajo de 1% es susceptible, ya que normalmente, los influenciadores Shark u Owl tienen un alto ER por su relevancia o cercanía a su comunidad.

Autor

Jorge Rodríguez

Jorge es un Digital PR con más de 5 años de experiencia trabajando con marcas que han revolucionado el mundo de los influencers, tales como: Adidas, H&M y Apple. En Findasense es el Digital PR Manager para Colombia. Además del marketing de influencia, Jorge es un amante del café y todas sus preparaciones y un apasionado por conocer el mundo.

Artículos Relacionados

Artículos Relacionados